Las olas de calor son algunos de los riesgos naturales más peligrosos con un alto impacto en la sociedad según el nuevo informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Meteorológica Mundial(OMM) “las olas de calor y la salud”.  Donde se revisa como las olas de calor contribuyen al aumento de la mortalidad y morbilidad, así como a un consumo de recursos como el agua, la energía y el transporte.

Se considera golpe de calor cuando la temperatura del cuerpo sobrepasa los 40 Cº. El organismo humano oscila entre 36,5 y 37,5 °C en el adulto saludable y es bastante sensible a las variaciones externas. El cuerpo humano tiene una temperatura interna de 37 ºC, mientras que la temperatura cutánea es de 33,5 ºC. Para ello, dispone de mecanismos que regulan su temperatura, como el sudor, y distribuyen el calor mediante la sangre y lo expulsan hacia el exterior.

La temperatura con que la sangre llega al hipotálamo será el principal determinante de la respuesta corporal a los cambios climáticos, ya que el hipotálamo es el centro integrador que funciona como termostato y mantiene el equilibrio entre la producción y la pérdida de calor. Si la temperatura disminuye, aumenta la termogénesis y los mecanismos conservadores del calor. El mantenimiento de la temperatura corporal, además depende del calor producido por la actividad metabólica y el perdido por los mecanismos corporales, así como de las condiciones ambientales.

 Mecanismos de perdida de calor o termorregulación.

El sobrecalentamiento del área termostática del hipotálamo aumenta la tasa de pérdida de calor por dos procesos esenciales:

  1. Sudoración

Cuando el cuerpo se calienta de manera excesiva, se envía información al área preóptica, ubicada en el cerebro, por delante del hipotálamo. Este desencadena la producción de sudor. Se puede perder hasta 1,5 l de sudor por hora. Mediante ella se produce la pérdida de agua la cual lleva a que se disminuya la temperatura de nuestro cuerpo.

  • Vasodilatación

Cuando la temperatura corporal aumenta, los vasos periféricos se dilatan y la sangre fluye en mayor cantidad cerca de la piel favoreciendo la transferencia de calor al ambiente. Por eso, después de un ejercicio la piel se enrojece, ya que está más irrigada.

En el golpe de calor, la temperatura corporal sube a pesar de que los mecanismos de regulación hipotalámica no envían la orden de respuesta. Es decir, se produce cuando los mecanismos compensatorios para eliminar el calor corporal fallan y aumenta considerablemente la temperatura corporal central.

Se activan mecanismos inflamatorios y puede producirse insuficiencia multiorganica, que puede afectar el SNC, el musculo esquelético (rabdomiólisis), hígado, los riñones, los pulmones (síndrome de dificultad respiratoria aguda), y el corazón. A veces se produce coagulación intravascular diseminada. Puede haber hiperpotasemia e hipoglicemia. Todo ello eleva las probabilidades de padecer daños neurológicos e, incluso, de morir.

La temperatura a la que se puede producir un golpe de calor varía según el individuo. Las personas mayores de 65 años y los niños menores de seis son más vulnerables, así como los turistas que viajan de zonas frías a países más cálidos, a cuyo tipo de clima no están acostumbrados. También tienen más probabilidad de sufrir un golpe de calor las personas con alguna discapacidad física o psíquica, los enfermos crónicos y los pacientes cardíacos.

 Suele afectar principalmente a unos grupos de población en situaciones especiales:

  1. Individuos sanos que realizan ejercicio físico intenso (golpe de calor por esfuerzo). Ocurre de manera súbita y afecta a personas sanas activas (deportistas, militares, trabajadores…). Es la segunda causa más común de muerte en atletas jóvenes. En exposiciones al sol mientras se practica el deporte, se produce una sobrecarga térmica masiva y súbita que el cuerpo no puede regular.
  2. Ancianos o enfermos (golpe de calor clásico) Tarda de 2 a 3 días en aparecer. Se produce durante las horas de calor en verano, en personas sin aire acondicionado, sedentarias y con acceso limitado a líquidos. Incluso en niños que quedan en el vehículo con las ventanas cerradas.

Síntomas

  • Delirio
  • Confusión
  • Convulsiones
  • Vómitos
  • Bronco aspiración
  • Alteraciones sutiles del comportamiento
  • Cefalea (dolor de cabeza)
  • Depresión del Sistema Nervioso Central
  • Calambres
  • Agotamiento
  • Sudoración excesiva al principio, con posterior falta de sudor.
  • Enrojecimiento y sequedad de la piel.
  • Taquicardia
  • Taquipnea
  • Coma
  • Puede haber sudoración o no.
  • Temperatura ˃ 40Cº

Esta variedad de síntomas puede enmascarar el problema, dificultando el diagnóstico rápido, y pudiendo así provocar la muerte si no se actúa de forma inmediata.

Consecuencias

  • Coma
  • Muerte

Causas

Las causas de esto siguen siendo desconocidas, pero parece darse una predisposición genética, que incluye las citoquinas, proteínas de coagulación y proteínas de choque térmico, que influyen en la adaptación al calor; así como la aclimatación ambiental.

La temperatura corporal superior a 40 °C es un riesgo para la vida y nos pone bajo amenaza de muerte. La temperatura corporal humana normal es de 36.6-37.5 °C. A 41 °C comienza la muerte cerebral, a 44 °C la muerte está asegurada. Temperaturas internas por encima de 50 °C causan rigidez muscular y ciertamente, la muerte inmediata.

Diagnostico

El diagnóstico suele ser evidente a partir de un antecedente de ejercicio y calor ambiental. El golpe de calor se diferencia del agotamiento por calor por la presencia de:

  • Mal funcionamiento del SNC
  • Temperatura > 40°C

Las tasas de mortalidad y morbilidad son elevadas, pero varía mucho con la edad, los trastornos subyacentes, la temperatura máxima y, lo que es más importante, la duración de la hipertermia y la rapidez del enfriamiento. Sin tratamiento rápido y eficaz, la mortalidad se aproxima al 80%. Aproximadamente el 20% de los supervivientes sufren una lesión cerebral residual. En algunos pacientes, persiste la insuficiencia renal. La temperatura puede ser lábil durante semanas.

Tratamiento

Los golpes de calor clásico y de esfuerzo se tratan de manera similar. Enfriamiento inmediato (menos de dos horas) y apoyo a órganos y sistemas. Es vital enfriar cuanto antes, si se tarda más de dos horas, la mortalidad se sitúa en el 70 %.

Se comienza llevando al paciente a un lugar más frío desnudándole y mojándole la piel (el traslado se realizará con las ventanillas del transporte bajadas, salvo si se hace en helicóptero). El objetivo es llegar a los 39° C de temperatura corporal, y cuando se llegue al hospital continuar en la unidad de cuidados intensivos con soporte a los órganos.

Métodos de enfriamiento externos

Dependen de la transmisión de calor del cuerpo a la piel, y de esta al ambiente. Se busca que se mantenga el flujo sanguíneo cutáneo.

  • Llevar el paciente a un lugar fresco y a la sombra, y además, se puede aplicar hielo o compresas frías químicas en el cuello, las axilas y la ingle o a superficies de la piel sin pelo (es decir, con las palmas de las manos, plantas de los pies, las mejillas) que contienen vasos subcutáneos densamente empaquetadas para aumentar el enfriamiento, pero no es adecuada como el único método de enfriamiento.
  • El enfriamiento por evaporación. Desnudar al enfermo y rociar con agua a 15 °C (en espray), y abanicar 30 veces por minuto con aire caliente (45-48 °C, posiblemente el ambiente caluroso valga). La corriente de aire busca mantener la piel a 30-32 °C para evitar la vasoconstricción (y que deje de fluir sangre y calor del cuerpo a la piel). La temperatura bajará de esta manera 1º cada 11 minutos, esperando bajar la temperatura a 39.4 °C en 60 minutos. Este método logra que la mortalidad se reduzca del 70 % al 11 %.
  • Inmersión del paciente en agua fría o rodearlo de cubitos de hielo. Este método reduce las tasas de morbilidad y mortalidad. Estos métodos tienen los inconvenientes de detener el flujo de sangre y calor del interior del cuerpo a la piel, necesitando un masaje cutáneo para mantener el flujo. Es un método efectivo pero peligroso, y con problemas de colapso cardiovascular, y hay que mantener al paciente vigilado. Los tanques de enfriamiento de gran tamaño se utilizan a menudo en actividades al aire libre. En las zonas más remotas, los pacientes pueden ser sumergidos en un estanque fresco o un arroyo.
  • Las mantas de enfriamiento son poco eficaces y se recomienda evitarlas (aunque sean comúnmente utilizadas).

Métodos de enfriamiento internos

Se usan cuando fallan los métodos externos. El enfriamiento se detendrá al llegar a los 39 °C.

Prevención

Ropa refrigerante La ropa refrigerante aporta un refresco corporal entre 10 y 15 ºC. Esta forma de refrigeración no solo sirve para atletas como los futbolistas o pilotos de Fórmula 1. Aunque suene muy bien, debido a la biología de cada individuo, es necesario probar esta ropa durante un rato. La más eficaz es la ropa refrigerante seca, que incluye polímeros o un gel con lana. Este producto se activa mojándolo durante un minuto. Tras haber secado el producto, como puede ser un chaleco refrigerante, está listo para usarse.

  • Evitar el ejercicio o la actividad intensa en las horas de más calor. Y nunca hacerlo solo, es mejor ir acompañado para perdernos socorrer. Descansar de vez en cuando si se realiza trabajo o ejercicio físico duro. Si se sienten síntomas de mareo, dejar de trabajar y descansar un rato a la sombra.
  • Las personas mayores deben permanecer en casa durante estas horas centrales de sol.
  • No es conveniente quitarse la ropa si siente calor y está al sol, ya que el tejido retiene humedad que desaparece al quitárnosla. Vestir con ropa ligera, clara y de algodón, que permita la transpiración. Las fibras acrílicas dificultan la transpiración y retienen más calor.
  • No beber alcohol ni excitantes, ya que aumentan el metabolismo y con ello la temperatura corporal.
  • Evitar las comidas grasas, su digestión proporciona más calorías al organismo. También evitar comidas muy calientes. Comer comida ligera y fresca, a ser posible alimentos vegetales naturales crudos (ensaladas, frutas y verduras).
  • Beber abundantes líquidos, aunque no se tenga sensación de sed. Es recomendable beber al menos 2 litros diarios. Sobre todo, insistir en la hidratación en ancianos y niños pequeños.
  • No permanecer en vehículos estacionados o cerrados. Si permanecemos en casa, intentar mantener el interior fresco y bien ventilado.

Conceptos clave:

  • El golpe de calor se diferencia del agotamiento por calor por el fallo de los mecanismos para eliminar el calor corporal, la presencia de disfunción del SNC, y temperatura> 40 ° C.
  • Si el diagnóstico de golpe de calor no es evidente en pacientes febriles, adormecidos, hay que tener en cuenta una amplia variedad de otros trastornos, como la infección, intoxicación, tormenta tiroidea, accidente cerebrovascular, convulsiones, síndrome neuroléptico maligno, y el síndrome de la serotonina.
  • Lo más importante es el reconocimiento rápido y el enfriamiento intensivo y eficaz.
  • Utilice la inmersión de agua fría si es factible.
  • El enfriamiento por evaporación también puede ser eficaz, pero requiere un ambiente seco y la circulación periférica adecuada; utilizar tibia (no fría) de agua, y de aireación.
  • Supervisar estado de los pacientes, y proporcionar tratamiento de apoyo.

Minerva San Nicolás Pareja, Enfermera.

Bibliografía

  1. Termorregulación. https://es.wikipedia.org/wiki/Termorregulaci%C3%B3n
  2. Golpe de calor. Por David Tanen, MD, David Geffen School of Medicine at UCLA. Manual MSD. Última revisión completa octubre 2017   https://www.msdmanuals.com/es-es/professional/lesiones-y-envenenamientos/enfermedades-por-calor/golpe-de-calor?msclkid=be524b6c3a101e4613401672d1b8b5ab
  3. Golpe de calor. Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios. Actualizado: 18 de Junio de 2019.  https://www.webconsultas.com/categoria/salud-al-dia/golpe-de-calor
  4. Las olas de calor y la salud: orientaciones sobre el desarrollo del sistema de alerta. https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=11084:2015-heatwaves-impact-health&Itemid=135&lang=es